lunes, 15 de diciembre de 2008

Navidades victorianas


En estos días, los Caminantes nos hemos preguntado cómo vivirían la Navidad los personajes de "1840", y no hemos podido dejar de pensar en "Canción de Navidad", de Charles Dickens, y de cómo este autor y su predilección por estas fiestas contribuyeron, y no poco, a su recuperación y popularidad. Porque en 1840, era una celebración que se encontraba en claro retroceso, y no será hasta la segunda mitad de siglo -del XIX- que se producirá un resurgimiento, propiciado por las condiciones sociales, y se fijará la fiesta de la Navidad tal como la conocemos hoy en día: llena de colorido, de carácter familiar, y con una serie de tradiciones fijas que se han extendido por todo occidente.

La Navidad comenzó a tomar forma en la vida de la nación inglesa alentado por la famosa fiesta de un niño de Windsor en 
1841, cuando el príncipe Alberto le obsequió un árbol de Navidad, elemento importante en los festejos de su natal Alemania. Este árbol festivo fue llevado a América por los inmigrantes alemanes protestantes.

La Navidad pronto se volvió a hacer popular. Las tarjetas de Navidad aparecieron por primera vez en 1844; en la imagen, podéis leer algunas curiosidades en relación a esta costumbre que se convirtió en tradición una generación después. (cito textualmente)


Para terminar, y siguiendo con Dickens -este va a ser su mes- hay una tradición que sí nuestros personajes de 1840 seguirían, y es contar Historias de fantasmas junto al fuego, en las veladas Navideñas. Ya hablamos de los  "Cuentos de fantasmas" de M.R. James, pero también Dickens tiene editadas en castellano sus historias de fantasmas: recomiendo, por ejemplo "El guardavías y otras historias de fantasmas", editada por Valdemar. Y es que al final, queremos ponernos Navideños y acabamos hablando de fantasmas e historias de terror. No tenemos remedio.

PD: Os  dejo el enlace al post títulado "El Sr. Dickens", de un blog muy recomendable "La letra escarlata". Encontrareis más información sobre las Navidades victorianas, y otras muchas cosas interesantes.

2 comentarios:

pimypom dijo...

Ojala pudiesemos meter el espiritud de navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año.

Harlan Miller

MARIKO dijo...

Yo haría verano en conserva...para tenerlo todo el año... Prrrr...