jueves, 14 de mayo de 2009

Victorian Fashion: 1840 (II). Moda femenina


Como ya avanzamos en la primera parte del post, vamos a dividir la entrada correspondiente a la moda de 1840 en varias partes, para poder extendernos más. Esta que nos ocupa la dedicaremos a la moda femenina, para poder centrarnos en la próxima exclusivamente en el traje masculino.

La moda femenina de 1840 se puede resumir en tres grandes rasgos: cintura baja, mangas más ceñidas o abombadas solo en el antebrazo, y faldas largas y voluminosas. El cuerpo y la falda estaban habitualmente unidos, y para dar volumen a las faldas se utilizaba multitud de enaguas (lo que producía el llamado "efecto cubretetera") En los últimos años este efecto se exageró con el uso de un polisón llamado "crinoline"- porque estaba hecho de crin de caballo-. No hay que confundirlo con la futura "crinoline", que era un armazón de círculos metálicos atados con cintas, que se emplearía a partir de la década de los 50 para ahuecar todavía más las faldas, pero que acabó llamándose igual.

Interesante, para ver tanto el exterior como el interior de la moda femenina, el estupendo espacio "My Costumes"de la web "The Fashionable past: Katherine's Dress Site", donde se puede disfrutar de sus estupendas creaciones. Podéis ver un "Day Dress" de 1840 aquí, y aquí la reproducción de un corsé

Según Max Von Voen en su obra "La moda: historia del traje en Europa desde los orígenes del cristianismo hasta nuestros días" (que sirve de fuente, directa e indirecta, a estos artículos), se distinguen cuatro tipologías de vestido, según el momento del día y el lugar: la pelisse-robe, el redingote, el vestido redondo, y el "peignoir" o peinador. Pero al final de la década, hay que señalar que los dos primeros términos se confunden, y acaban por usarse indistintamente.


Redingote o Pelisse


Le Bon Ton. Trajes de mañana (1843)

Así, en líneas generales, la pelisse-robe se usaba para estar en casa por las mañanas, el redingote para los paseos matutinos y el vestido redondo, más adornado, para el paseo de la tarde; el "peignoir"es el vestido informal, y sólo se lleva por las mañanas en casa. Los materiales con que se confeccionaban estas prendas son organdín, algodón, tartalana o batista.


1841

No podemos dejar de mencional la importancia del "chal" como complemento que vuelve a estar de moda en esta década —y no solo los de cachemira, sino también los de Paisley, ya que la reina Victoria adquiere en estos años su residencia en Balmoral—. También aparecen distintos tipos de capas, como podréis ver en las imágenes que siguen.



Le Follet (1839)

Dejo un enlace a la página web de la Colección Gezsler, com imágenes de moda de la época, y a la cuales pertencen las siguientes:


1840


1841


1842

Mención aparte merecen los vestidos de noche: para asistir a las fiestas, o al teatro, etc. Son escotados, con dicho escote por debajo de la espalda, recto, o formando un pequeño entrante en el centro. Los vestidos de noche suelen ser de seda o terciopelo.



Le Bon Ton (1843)


Bailando una mazurca


Princesa de Saxe-Coburg


1840

Y, finalmente, destacar que en esta época se desarrolla una auténtica afición de las mujeres por la equitación, y en todas las revistas de modas se pueden encontrar ejemplos de trajes de montar. El vestido de montar tiene un aire masculino de cintura para arriba —chaqueta entallada, sombrero de copa, cuello y corbata de hombre—, pero de cintura para abajo no puede ser menos práctico: una falda larga, tan larga que casi toca el suelo cuando la amazona se encuentra a lomos del caballo. Podéis ver varios ejemplos aquí:


Traje de montar (1843)


Revista de Moda (1847)

Y para cerrar el post, el tráiler de una estupenda adaptación de la BBC de la novela de Charlotte Brontë "Jane Eyre", donde se puede ver una buena muestra de la moda de la época (a parte de disfrutar de la historia y las interpretaciones, que son excelentes)

8 comentarios:

Anne Elliot dijo...

Me he quedado maravillada con los vestidos! Ojala un día pudiera tener uno con estos! Tienen un estilo fascinante! No veo la hora de ver la siguiente entrega!

Saludos,

Anne

MARIKO dijo...

Gracias Anne! A mi también me gustaría tener uno ^_^

nikky dijo...

es alucinante la estetica victoriana.. muy cara pero bella
adios

Anónimo dijo...

deberian incluir a www.viona-art.com que sigue una estetica similar pero tambien con un estilo propio

MARIKO dijo...

Es cierto... muy cara; he visto el enlace de Viona-Art, y me han parecido unas fotos impresionantes. Voy a incluirlo en los enlaces favoritos, muchas gracias

oscar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Moda femenina dijo...

La verdad es que en aquella época se usaba un estilo muy elegante y sofisticado, algo que ni siquiera los vestidos de novia que usamos hoy han podido superar. Muy bueno tu blog, me quedo para seguirte y te invito a conocer el mio, si te gusta también me puedes seguir.

Saludos!!
Ariela
http://modafemeninada.blogspot.com

CAMINANTES EN LA NIEBLA dijo...

¡Gracias! Ahora mismo voy a ver tu blog. Un abrazo.